Como arreglar un terreno intestado

Un inmueble intestado es un problema que contantemente se ve en los juzgados civiles, la manera de arreglarlo es un juicio sucesorio intestamentario.

Este procedimiento su origen radica precisamente en la inexistencia de la declaración expresa de la voluntad y a diferencia del anterior, sólo puede tramitarse ante una autoridad judicial.

¿Cómo se inicia?

El primer paso es dar inicio al procedimiento judicial para denunciar el intestado, lo cual se realiza exhibiendo el acta de defunción ante la autoridad y acreditando la personalidad del o los posibles herederos.

Ante la carencia del testamento es necesario llamar a juicio a todos aquellos que pudieran tener el carácter de herederos, esto es una obligación procesal de la persona que da inicio  al procedimiento.

 

TRAMITACIÓN

El juicio consta de cuatro etapas que se conforman de la siguiente forma:

  • Primera etapa: Declaratoria de herederos y nombramiento de albacea.

Para el caso del intestamentario el nombramiento de herederos y albacea es indispensable, la diferencia es que los nombrados son aquellos llamados a juicio y que acrediten el entroncamiento con el autor de la sucesión y el albacea es elegido por los comparecientes en junta de herederos.

  • Segunda etapa: Exhibición de inventarios y avalúos.

Es necesario inventariar los bienes muebles e inmuebles y desde luego conocer su valor, esto tiene tres finalidades fundamentales a saber: la primera, tener certeza de la existencia de todo el acervo hereditario; la segunda, dar oportunidad a los comparecientes de controvertir el valor de dichos bienes; y la tercera, preparar la subsecuente administración y posteriormente su liquidación, esto último para ventilarse en las dos etapas restantes.

  • Tercera etapa: Administración y rendición de cuentas.

Es indispensable dar certeza a los demás herederos sobre los frutos que generen los bienes muebles o inmuebles y desde luego dar cuenta de su estado físico y el costo que su administración implica.

 

  • Cuarta etapa: Exhibición del proyecto de partición entre los herederos.

Pasado lo anterior ahora corresponde definir el destino de los bienes, lo cual implica la formalización del derecho que cada uno de los herederos tenga sobre el acervo hereditario.

Una vez aprobado el proyecto de partición se realizará su ejecución sea que comprenda la adjudicación directa o bien la venta de los bienes, para con esto dar por concluido el procedimiento.

De esta manera por último se lleva a cabo la adjudicación del inmueble, en este caso repartido entre los que tienen derechos sobre él.

Deja un comentario