Mi hermano no quiere vender su parte de la casa México

Ser codueños o copropietarios, no es ningún impedimento para vender. Sólo que se trata de una venta, digamos especial, en la cual usted, primero tiene que acudir ante un notario público o ante un juez, para pedir que le avisen a su HERMANO (condueño o copropietario) que su deseo es vender la parte que de esa copropiedad, le pertenece, para que él, como condueño, tenga preferencia (la ley le llama derecho del tanto) y si quiere, pueda comprarla. Para decidir acerca de su derecho del tanto, la ley le concederá ocho días, y si expresa que no quiere comprar o deja de manifestarlo, entonces, usted podrá vender a cualquier (un tercero) otra persona.

Si no hace el aviso de venta, y la lleva a cabo (la venta), esa venta se anula (no tiene validez). Ahora, al hacer el aviso de venta, también debe expresar cuáles son las condiciones (precio, forma, fecha y lugar de pago, etc.) Del contrato, y esas condiciones deben ser iguales para el caso de que un tercero quiera comprar, pues si a este último le da ventajas, esa venta también puede anularse.

Los propietarios de cosa indivisa no pueden enajenar a extraños su parte alícuota respectiva, si el partícipe quiere hacer uso del derecho del tanto.

Por tanto, y una vez hecha la notificación, transcurrido el término y si ninguno de los copropietarios hicieron uso del derecho del tanto puedes enajenar la parte que te corresponde y los copropietarios lo deben aceptar, pues fueron debidamente notificados.

Ahora, hay que tener mucho cuidado con la notificación, pues si no se hace la notificación o se hace en forma defectuosa ya sea que no se haga a través de notario o autoridad judicial o testigos y si la venta se ha realizado sin el cumplimiento de este requisito, resultara afectada de nulidad y alguno o algunos copropietarios pueden demandar la nulidad del contrato de compra-venta que se realizó con tercero extraño; con la consiguiente molestia y gasto innecesario toda vez que lo más seguro es que la demanda prospere y pierdas.

Pueden llegar también a un acuerdo que beneficie a ambos, para poder enajenarla y repartir el dinero en partes proporcionales a su parte alícuota.

Deja un comentario